El derecho al trabajo es un derecho humano fundamental que protege toda una gama de derechos laborales de trabajadores y trabajadoras. Sin embargo, a pesar del fin de la esclavitud en términos formales, millones de hombres, mujeres y niños siguen trabajando en condiciones casi de esclavitud y son sujetos a explotación, tráfico y coacción mediante deudas contraídas. Millones de personas, especialmente minorías étnicas y mujeres, sufren discriminación para acceder al trabajo.

El Centro por los Derechos Económicos y Sociales fue una de las primeras organizaciones que pugnó por considerar la injusticia económica como una violación al derecho internacional de los derechos humanos. Por medio de sus proyectos en EE.UU. y en el extranjero, CESR pretende que los derechos humanos sirvan como medida para que aquellos que toman las decisiones - ya sean gobiernos o corporaciones- rindan cuentas de sus acciones y sus políticas al violar el derecho humano al trabajo.

Estados Unidos: Violación de derechos en los campos de Florida
Esta breve panorámica muestra las violaciones de los derechos humanos de los granjeros de Immokalee y hace un llamado a la rendición de cuentas por parte de las corporaciones. Al organizarse, la coalición de trabajadores de Immokalee se horrorizó al descubrir formas de esclavitud moderna y seis casos de servidumbre forzada que fueron llevados con éxito a juicio por el gobierno federal en Florida (en ingles).
Mundial: El Proyecto para la igualdad económica de las mujeres (WEEP)
La desigualdad de género está creciendo en la actual economía mundial. El aumento de la pobreza femenina es una prueba de ello, así como la reaparición de maquiladoras y otras formas de explotación económica, entre ellas, la trata de mujeres. Por motivos de género, las mujeres ven negado el acceso a la asistencia sanitaria básica, la vivienda, la educación y el trabajo. Aún cuando desempeñan trabajos altamente remunerados, como en el caso de los países industrializados, los salarios de las mujeres tan sólo alcanzan el 60-70% del de los hombres (en ingles).
Estados Unidos: Tratadas como esclavas, las trabajadoras de Donna Karan Inc.
Este informe analiza las violaciones de los derechos humanos de las trabajadoras de las fábricas de Choe, situadas en el centro de la ciudad de Nueva York. El contratista, que emplea a trabajadoras inmigrantes chinas y latinas, produce prendas exclusivamente para Donna Karan International en condiciones de total explotación y abuso desde hace unos 12 o 13 años (en ingles).