History

El Centro por los Derechos Económicos y Sociales fue la primera organización que se fundó con el fin de trabajar exclusivamente en la defensa de los derechos económicos, sociales y culturales.

En sus más de 15 años de historia, CESR ha buscado de manera constante promover la justicia social mediante los derechos humanos. La organización fue fundada por Roger Normand, Sarah Zaidi y Chris Jochnick en 1993, para contribuir a un replanteamiento dentro de la comunidad defensora de los derechos humanos de volver a una visión interdependiente de todos los derechos establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Esta reformulación  y esta labor reivindicativa han sido abordados mediante distintas estrategias a lo largo de los años.

Entre 1993 y 1996, los proyectos reivindicativos y de investigación se plantearon demostrar la viabilidad y efectividad de un trabajo práctico en materia de derechos económicos y sociales. La tarea se asumió con muy pocos modelos y precedentes, en parte debido a concepciones erróneas y limitadas del ámbito de los derechos humanos. Estos errores fueron abordados en dos frentes. Por un lado, CESR emprendió un proyecto sobre salud y medio ambiente en Ecuador. Por otro, CESR convocó una serie de coloquios y talleres que juntaban a grupos de derechos humanos, desarrollo y justicia social con el fin de desafiar el concepto tradicional que consideraba que los derechos económicos y sociales no formaban parte ni tenían la misma importancia que otros derechos humanos (como los civiles y políticos).

Entre 1997 y 2000, CESR consolidó su trabajo en América Latina, Oriente Medio y Estados Unidos. Las oficinas abiertas en América Latina no tardaron en convertirse en líderes de los derechos económicos y sociales de la región. La organización afiliada de Quito, el Centro de Derechos Económicos y Sociales, pasó a ser una organización independiente, con un equipo local y un Consejo internacional. CESR colaboró también con activistas de los derechos humanos en Gaza para establecer la organización en defensa de los derechos de la mujer Mashraqiyat.

Durante este período, CESR también se dedicó a asesorar y ayudar a la formación de redes y coaliciones con grupos que empezaban a incluir los derechos económicos y sociales en su labor, y que hasta el momento se habían dedicado exclusivamente, o a los derechos civiles y políticos o, en el otro extremo, a labores de desarrollo. Esta tarea coincidió con el cincuenta aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. CESR dedicó una gran cantidad de medios a establecer relaciones con organizaciones tales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Oxfam Internacional, CARE y varios organismos de la ONU.

Entre 1998 y 2004, continuó con la tarea de formación de coaliciones. Uno de los éxitos más importantes fue la creación de la Red Internacional para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Red-DESC). También se crearon otras redes y proyectos sobre los derechos económicos y sociales como la Poor People's Economic Human Rights Campaign (PPEHRC) y la Women's Economic Equality Project. Estas redes y proyectos se centraron en el uso de los derechos económicos y sociales para apoyar las reivindicaciones, compartir estrategias y desarrollar la solidaridad.

Bajo la nueva dirección ejecutiva de Eitan Felner (2004-2008), y ante el creciente reconocimiento de los derechos económicos y sociales por parte de la comunidad internacional, CESR adaptó su enfoque pero sin olvidar la necesidad de seguir avanzando en el respeto, la protección y las garantías de las obligaciones que derivan de estos derechos. CESR puso en práctica técnicas de supervisión de derechos, que combinan los análisis socio-económico, legal y cualitativo, y contribuyó así a lograr cambios en políticas concretas para la mejora de los derechos económicos y sociales.

Ignacio Saiz fue nombrado director ejecutivo en 2009. Desde entonces se ha elevado el perfil de CESR como una voz con autoridad no sólo en materia de derechos humanos y crisis económica, sino en cuanto a los vínculos existentes entre derechos humanos y la formulación de políticas económicas en general. Muestra de ello es el trabajo realizado para que los derechos humanos obtuvieran relevancia en el proceso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). CESR trabaja con organizaciones de derechos humanos y de desarrollo para que los gobiernos rindan cuentas sobre sus obligaciones en materia de derechos humanos, que refuerzan los compromisos que han adquirido con los ODM. El trabajo de CESR sobre los vínculos entre la política fiscal y los derechos humanos ha suscitado interés también entre las organizaciones de derechos humanos por las implicaciones de las políticas fiscales y presupuestarias.

En este momento nuestro programa incluye las siguientes áreas: Derechos en la Crisis Económica, Rendición de Cuentas Internacional, Desarrollo y Derechos Humanos y Pobreza y Desigualdad.